Cuando una vinoteca hace saltar los plomos, solo hay que encontrar lo que lo produce, que por suerte son pocas cosas.

Lo primero que hemos de verificar es el enchufe. No en pocas ocasiones nos hemos encontrado con que el causante del cortocircuito no se encontraba en la vinoteca, sino en el enchufe, ya sea la parte macho o la hembra.

Una vez descartado este punto, debemos comprobar la manguera (cable) que suministra la corriente a los circuitos electrónicos de nuestra vinoteca. No debe tener desperfectos, cortes, machacados, etc…

Podemos quitar la tapa trasera de la vinoteca (si es termoeléctrica) y desconectar el conector de entrada de alimentación. Conectamos el cable a la corriente y medimos si le llega a los bornes y no saltan los plomos.

Otra manera mas rápida de hacerlo es con un polímetro.

Si todo esto falla, el siguiente paso es el compresor o la electrónica, que se ha quemado y produce un corto en su entrada.

En este caso lo mejor es contactar con un profesional para que evalúe si es reparable o por el contrario hay que sustituir los componentes.

Si quiere que su vinoteca deje de hacer saltar los plomos..

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.