Cuando una vinoteca se apaga, puede deberse a varios motivos, aunque el principal es un fallo en el módulo electrónico.

Un motivo podría ser que el cable no esté firmemente sujeto a la pared.

El motivo más frecuente es un daño en la centralita o en el módulo de potencia.

En las vinotecas termoeléctricas, cuando no se realiza el mantenimiento, no ventilan correctamente, causando que la célula pertier solicite a la fuente más potencia y entre en protección.

Otro posible causante de la avería es el módulo Touchcontrol, que es con el que interactuamos con la máquina. Este lleva unos sensores de masa que detectan el dedo. Cuando se dañan, el propio cristal de la puerta puede ser suficiente para detectar masa en el interruptor de encendido.

En este caso lo mejor es contactar con un profesional para que evalúe si es reparable o por el contrario hay que sustituir los componentes.

Si quiere que su vinoteca deje de apagarse …

Deja un comentario