Esta avería es una de las mas comunes en Vinotecas, Cavas de Vino, Vinacotecas o Armarios refrigerados de vinos.

Se trata de una interrupción en su función principal, la de mantener el vino a una temperatura estable. Y puede ser debida a múltiples causas, abriéndose aún mas el abanico si atendemos al sistema de refrigeración del que se trate.

En la siguiente tabla se detallan las posibles avería en función del tipo de vinoteca:

En las vinotecas, cavas de vinos, vinacotecas ó armarios refrigerados de vinos, cuando dejan de enfríar, suele ser por falta de mantenimiento.

Este tipo de conservadores de vino, precisan de un mantenimiento mas frecuente que el resto.

Son muy delicadas en lo referente al polvo y suciedad. Precisan de una limpieza de filtro de polvo regular y de un mantenimiento profesional anual.

Si no se tienen en cuenta los cuidados oportunos, se puede llegar a bloquear los ventiladores, puede llegar a quemarse la célula (o células) peltier. También puede sobrecalentarse la electrónica dañando incluso la placa base.

Es una de las averías mas comunes y cuando se produce, precisa de asistencia especializada.

En este tipo de vinotecas, cavas de vinos, vinacotecas ó armarios refrigerados de vinos, esta avería se produce por varios motivos.

Por un lado puede ser los protectores del compresor, que están abriertos y no consigue arrancar.

También puede tratarse del compresor en sí, que esté quemado y no consiga comprimir el gas refrigerante.

Otro motivo puede ser una obstrucción del circuíto de gas interrumpiendo la correcta circulación del mismo.

En otras ocasiones lo que sucede es que la válvula de 3 vías de los refrigeradores multizona se dañan, impidiendo la circulación por una parte de la evaporadora.

Uno de los motivos mas frecuentes es una fuga de gas por algún poro o soldadura.

Por último también puede ser un problema eléctrico, ya sea de la sonda NTC ó PTC. O incluso del módulo electrónico que no manda corriente para el arranque.

En estos casos, lo mejor es que lo revise un profesional.

Las vinotecas, cavas de vinos, vinacotecas ó armarios refrigerados de vinos de amoníaco ya casi no se comercializan por varios motivos.

Uno de ellos es su alto consumo eléctrico (su clase energética), otro la peligrosidad ante una posible fuga de su refrigerante debido a su alta concentración.

Por contra tenemos sus ventajas, entre las que se incluye su bajo índice de averías al no disponer de partes mecánicas móviles, y su ausencia total de vibraciones.

En este tipo de refrigeradores, la avería puede deberse a la rotura de su elemento calefactor, a una falta de corriente eléctrica, una fuga, un protector abierto o una degradación de los elementos refrigerantes.

En este caso es de extrema necesidad que lo revise un técnico cualificado dada la peligrosidad de la misma.

Si quiere su vinoteca vuelva a enfriar…

Deja un comentario