En este caso las posibilidades son pocas. Cuando una vinoteca no enciende, normalmente se trata de un problema con la corriente eléctrica.

Puede tratarse del enchufe, del cable, de algún fusible intermedio o lo mas probable, que la fuente de alimentación esté dañada.

Recordemos que las vinotecas, sobre todo las pequeñas, las que funcionan con células peltier (termoeléctricas) requieren de un mantenimiento regular (1 o 2 años, no mas).

Si este mantenimiento no se realiza, el sistema de ventilación de la parte calor de la célula peltier comienza a dañarse, llegando a provocar que no se refrigere en absoluto, quemando el enfriador (célula peltier).

Cuando la célula se quema, en ocasiones queda en cortocircuito (resistencia muy baja o inexistente) por lo que termina por dañar también la fuente de alimentación (o centralita, dependiendo de las funciones asignadas a dicha placa).

En otras ocasiones, al dañarse la célula peltier, aún cuando todavía no se ha quemado, hace trabajar demasiado a la fuente, en tiempo y/o intensidad, provocando también en este caso, el fallo en la fuente de alimentación.

Lo mejor para prevenir esta avería es hacer los ciclos de mantenimiento regulares.

Si quiere que su vinoteca vuelva a encender…

2 Comentarios

    • Buenos días Francisco.

      El fusible se encuentra en el módulo de potencia, junto a la clema de entrada de alimentación, el varistor y los diodos del puente rectificador.

      No obstante, si cambias el fusible, no vas a solucionar el problema, ya que es una protección que avisa que hay algo mal en la placa. Si no lo solucionas previamente antes de armar de nuevo el fusible, volverá a saltar, con la consiguiente posibilidad de que dañes aún mas la placa.

      Esperamos haberte sido de ayuda.

      Un saludo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.